LoPaisa.com - El Sitio Paisa -  Medellin Colombia
 
 
 
 
   
Más sobre Medellín >>
2
3
4

Historia - Las calles de Medellín

Para llamar a Medellín como cuando era chiquita
LOS TIEMPOS pasan y los nombres también. Tal parece que esa es la realidad de algunas zonas de la ciudad, que han cambiado su nombre original debido a gobiernos y reestructuraciones urbanísticas o a muchas otras razones.

Todos estos nombres hoy se quieren recuperar.
Cuando Medellín era chiquito había una serie de calles, carreras y lugares, cuyos nombres eran tan comunes para todos, como hoy pueden ser los de una estación del metro o un centro comercial. Hoy, muy seguramente, ningún busero le dirá que pasa por la Carrera Restrepo o la Calle de los Fundadores, ni por la Calle de los Pomos o por la Calle de la Palestina.

Lo cierto es que la gran mayoría de las calles y barrios de la ciudad, los más tradicionales, surgieron como un homenaje a personas que impulsaron el desarrollo de la Bella Villa y también como un reconocimiento a fechas importantes de la historia nacional y regional.

Por allá en 1800, en un mapa dibujado por Álvaro Restrepo Eusse, aparece que Medellín tenía cinco calles principales y no tenían nombres; sólo se nombraban de la A a la E. La A, o Nueva Calle de San Francisco, es la que hoy se conoce como Maturín; La Calle Real o de San Lorenzo es la que hoy se llama San Juan era la B. Plaza de mercado La calle C fue La Calle del Prado, que posteriormente le dio nacimiento a la Calle Colombia, la D se llamó Calle de la Carrera, que, después, cuando se hicieron las grandes procesiones por sus calles, se llamó Calle de la Amargura y hoy se conoce como Ayacucho, que fue un importante polo a través del cual se movió el comercio con Oriente.

Finalmente, la Calle E fue la Calle del Resbalón, por lo empinado de sus topografía y en donde no fue raro ver a más de un parroquiano besando el suelo. Ésta se conoce hoy como Junín. Y caminando un poco más arriba, en el cruce de La Playa con la Oriental, se encuentra otra historia novedosa, cuando allí, frente a la Clínica Soma, se formaba una playita de la Quebrada Santa Elena y luego en ese terreno, según recuerda el Hugo Bustillo, Asesor del programa Medellín, de la Emisora de la Universidad de Antioquia, se construyó la primera plaza de ferias y mercado de la ciudad, antes del mercado del Parque de Berrío.

En ese terreno hoy se erige el edificio Vicente Uribe Rendón. Y siguiendo por el recorrido, la Carrera Giraldo (Carrera 39) se le puso ese nombre en homenaje al doctor Rafael María Giraldo, un hombre que nació en Carmen de Viboral, el 24 de octubre de 1801. Tuvo el cargo de Administrador de Hacienda y presidente de la provincia de Medellín. También ocupó el cargo de gobernador provincial de Antioquia, en 1855 hasta 1862, cuando tomó las armas al saber de la revolución de Mosquera para defender la legitimidad del gobierno y murió en combate ese mismo año, en Santa Bárbara de Cartago.

El Palo

Pero si los nombres de estos importantes personajes sirvieron para nombrar las calles, otros hechos menos trascendentes también pasaron a la historia y hoy le sirven a los medellinenses como punto de ubicación. Tal es el caso de la Carrera El Palo. Hoy, en el Centro, se llama El Palo o carrera 45, que en Manrique es la de la Tangovía o avenida Carlos Gardel. Ella ha tenido nombres como Gómez Ángel, Calle de la Palestina o Calle de la Palencia.

Su nombre original se hizo en reconocimiento a la batalla del Río Palo, que se dio para recuperar a Popayán, en julio de 1815. En aquella oportunidad "se cubrió de gloria" el Batallón Antioquia, al mando del capitán Liborio Mejía. Posteriormente, cuando se le dio el nombre de Gómez Ángel se le quiso hace un homenaje al presbítero José María Gómez Ángel, destacado como uno de los grandes oradores que ha tenido Medellín, acción que ejerció desde su púlpito, en la Iglesia de La Candelaria.

El Palo con el Huevo que se conoce hoy, en 1800 daba albergue a un gran parque, y en un extremo tenía un gran árbol, que servía como obstáculo para que continuara su curso la Calle San Lorenzo (porque por allí se llegaba al cementerio que tenía el mismo nombre), hoy San Juan. El sector se llamaba entonces la Manga de los Égidos y cuando el "desarrollo" sentó su voz, el árbol fue derribado, pero su referencia se conserva 200 años después.

Uno de los apellidos más esparcidos en Antioquia también tiene su calle en la ciudad. Se trata de la Calle Restrepo, hoy conocida como Carrera Tejelo, en honor a Jerónimo Luis Tejelo, un alférez que acompañó a Jorge Robledo en su avistamiento del Valle del Aburrá, el 24 de agosto, de 1541. Y si de cambio de nombre se trata, una de las calles que más ha tenido es la que hoy se conoce como Carabobo. Se ha llamado El carretero, Moravia, Calle de los popo, Camellón del cementerio, Camellón de las pisas, Paseo Benjamín Herrera, La Rambla, La luneta, La Aduana y La Aduana II, Camellón de Guayaquil, La Bayadera y Camino de Bermejal. Su nombre actual fue un homenaje a esa fecha especial de las batallas que terminaron con la liberación de Venezuela. Bolívar siempre fue motivo de homenaje en Medellín. Por eso en sus calles están referenciadas las repúblicas libertadas, las batallas y algunos de sus próceres que lo acompañaron en su gesta libertadora.

Pero algo curioso es que Medellín no tiene una calle que se llame Panamá. Eso se debe a que por allá en 1903 un concejal, al caer en cuenta, llevó la inquietud a la corporación, solicitud que fue rechazada, porque, en opinión de la sala, una zona que se había desligado del país (y en especial de Antioquia) no merecía ser recordada en estas calles. Y hoy, sólo uno que otro almacén que recuerda más el comercio que otra cosa y algunas personas mayores que se acuerdan del mejor arroz con pollo que se sirvió en el restaurante así llamado, ostentan el nombre de Panamá.

Más sobre Medellín >>
2
3
4